jueves, 25 de marzo de 2010

El Barcelona vence a Osasuna gracias a los goles de Zlatan Ibrahimovic y Bojan

Enfocaban luces y flashes a Messi, prestos para captar otro milagro de los que Leo repite cada día y que han servido para que escale hasta los altares del fútbol. Pero no fue su día, un genio también puede pedirse un día libre y Messi este miércoles no brilló, justo el día que cumplía 200 partidos como culé.

Ni él ni todos sus compañeros, bloqueados por el acordeón de Camacho, un Osasuna que se agrupaba detrás con disciplina y volaba hacia delante con peligro.

Y así, de repente, el Barcelona se dio cuenta de que aquello no sería una fiesta, que había mucho que trabajar y sudar para acostarse líder. Osasuna jugó 20 minutos impolutos en los que rozó el gol.

Nuevamente surgió la frialdad de Víctor Valdés para evitar males mayores ante un remate a bocajarro de Vadocz.

El equipo azulgrana no reaccionó, demasiado oxidado y estático para romper la retaguardia navarra, bien plantada. El partido fue discurriendo así, con el Barcelona intensificando sus operaciones sin éxito alguno.

Sentó a Henry

Guardiola buscó respuesta en el banquillo y de allí salió Pedro para mandar al vestuario a Henry. Nada. Luego pensó en Bojan para mejorar la pobre versión de Ibrahimovic.

Pero en su última bala, el sueco anduvo listo para cazar en el segundo palo un pase de Maxwell y mandarlo a la red. Bojan, siempre atento, no quiso ser menos y tranquilizó al Camp Nou con el segundo.

Más noticias:

No hay comentarios:

Publicar un comentario