miércoles, 10 de marzo de 2010

Liga de Campeones - Arsenal es un recital de fútbol y goles


El Arsenal da un golpe de efecto endosando una espectalar "manita" al Oporto (5-0) con un gran Arshavin, "hat-trick" de Bendtner, y un tercer gol para el recuerdo, que firmó Nasry y suposo la sentencia de la eliminatoria.

El Arsenal, sin Cesc Fábregas, pero con un objetivo clarísimo y una actitud arrolladora ha logrado en el Emirates humillar a un Oporto con fisuras defensivas con un rotundo 5-0 que le metió en los cuartos de final de la Liga de Campeones.

Demoledor y contundente. El equipo del francés Arsene Wenger mostró madurez pese a su juventud y presentó desde el minuto uno toda una declaración de intenciones que se tradujo en un festival de goles, con el danés Nicklas Bendtner, autor de tres goles, como protagonista destacado.

Faltaba Fábregas y esa ausencia siempre hace mella en el medio campo "gunner". El centrocampista catalán no se pudo recuperar a tiempo de una lesión de ligamentos sufrida en la pasada jornada liguera ante el Burnley y tuvo que prestar el brazalete a su compatriota, Manuel Almunia. Pero ni eso importó.

El once local salió crecido. No hubo fallos. No hubo dudas. Y sí determinación en las jugadas y coordinación entre los pupilos de Wenger.

Fue un arranque prometedor en el que el ruso Andrei Arshavin tuvo infinidad de momentos de gloria y que tuvo premio a los diez minutos. El danés Nicklas Bendtner arreó el primer revés doloroso al Oporto de Jesualdo Ferreira. Un gol que levantó a la hinchada local y dio esperanzas a este Arsenal. Un aviso del chaparrón que se les venía encima.

Imparable, el conjunto de Londres consiguió anular una frágil muralla defensiva de la formación portuguesa, que apenas tuvo un par de amagos claros durante todo el partido, y de nuevo Bendtner, ayudado por el ruso Arshavin, volvió a firmar un segundo tanto en el minuto 25 aprovechando los despistes de los defensas.

El Oporto trató de replicar con un remate flojo del colombiano Radamel Falcao que apenas hizo sudar al meta español Manuel Almunia, pero no remontaba. Y el Arsenal seguía sin cometer fallos. Le llegó el turno ahora al francés Samir Nasri, que marcó un golazo en el minuto 64 tras esquivar a tres defensas del Oporto.

La catástrofe para los lusos parecía irreversible. Y es que sin apenas dar un respiro al Oporto, el suplente Emmanuel Eboué lanzaba embalado otro disparo letal contra la meta del brasileño Helton, que sumaba el 4-0.

Las cosas todavía podían empeorar, y lo hicieron, para el Oporto, que encajó un quinto gol, de penalti, de Bendtner, en el último minuto que puso la guinda a su "hat-trick".

Más noticias:

No hay comentarios:

Publicar un comentario