sábado, 5 de junio de 2010

Nadal vence a Melzer y se medirá en la final de Roland Garros a Robin Soderling

Rafa Nadal regresa a una final de Roland Garros dos años después (su quinta final), tras eliminar en semifinales al austriaco Jurgen Melzer en tres sets (6-2, 6-3 y 7-6), y se enfrentará a su verdugo del año pasado, Robin Soderling, que jugará su segunda final consecutiva tras acabar con las esperanzas de Tomas Berdych en cinco sets (6-3, 3-6, 5-7, 6-3 y 6-3).

El insular desplegó un juego espectacular y no dio ninguna opción a su rival, que eliminó a Djokovic en cuartos, superando la fase en algo más de dos horas de juego y certificando su victoria número 202 en tierra batida.

Nadal, que ha ganado en cuatro ocasiones el torneo parisino y que llega a la final sin ceder un solo set en la presente edición, llevó la iniciativa en el primer set con un tenis muy agresivo y muy bien asentado en el fondo de la pista. Así, no tardó en ponerse en ventaja y en el sexto juego firmó el primer 'break' del partido (4-2). Esa rotura hizo mucho daño a Melzer que no supo reaccionar y cedió de nuevo su saque en el octavo juego para permitir a Nadal llevarse la manga por un cómodo 6-2.

El segundo set comenzó con el mismo guión, el manacorí ponía el juego y Melzer sufría al otro lado de la red. De nuevo Nadal logró la primera renta en el cuarto juego (3-1) aunque el vienés, que había cedido instalarse en el medio de su pista, replicó de forma inmediata (3-2). Sin embargo, el manacorí no estaba decidido a pasar apuros y volvió a quebrar el saque de Melzer (4-2), verdugo de David Ferrer en tercera ronda, para dejar la manga vista para sentencia.

El parcial definitivo comenzó de la mejor manera para Nadal. Implacable con su 'drive', el balear abrió el set con una rotura que le permitió ponerse con una renta de 2-0. Estaba ofreciendo su mejor versión, la que le permitió abrir la primavera con su sexto título seguido en Montecarlo, y Melzer no podía evitarlo.

Se complicó el tercer set hasta el desempate

Sin necesidad de ser agresivo, Nadal iba imponiendo su juego, pero cuando sacaba para ganar el partido (5-4), Melzer soltó el brazo y gozó de tres puntos de 'break' y puso la igualada (5-5) gracias a la tercera doble falta del manacorí en el partido. Entonces el público, celebró los apuros del gran campeón de la década haciendo la ola.

No pudo el balear evitar la disputa del 'tie-break' y en él sufrió muchísimo. Comenzó con un 'mini-break' en contra y Melzer salvó hasta dos bolas de partido antes de permitir que Nadal se clasificara para su quinta final en seis años en el Bois de Boulogne por lo que el domingo buscará su séptimo 'grande' con 24 años recién cumplidos.

La final de París se disputará el próximo domingo y, de proclamarse campeón el tenista español, recuperaría en número 1 mundial, después de que Roger Federer quedara eliminado en cuartos de final ante el mismo Soderling.

Nadal: "No será una venganza, estoy donde he soñado"

Al término del choque, Nadal ha indicado que no cree que la final de Roland Garros signifique una venganza, aunque eso sí, desea que haya sol el domingo, y está contento porque se encuentra donde ha deseado desde "hace mucho tiempo".

"Estoy donde soñé hace mucho tiempo, en las mejores condiciones físicas y mentales, no como el año pasado que jugué en las peores condiciones los momentos más importantes del año", dijo Nadal quien suspira porque el domingo haga buen tiempo como hoy.

"El sol es energía, con la lluvia y el viento se juega peor, y con buen tiempo, la bola bota más y eso me favorece", explicó en inglés sobre la importancia para él de un tiempo más benigno para la final.

"Contra estos jugadores que pegan tan plano, si hace mal tiempo, la bola se pone más grande, y es más fácil para ellos. No obstante, hay que ser positivo, y voy a pensar que, haga sol, viento o diluvie, serán las condiciones buenas para mi", dijo.

Sobre Soderling matizó que los problemas que hubo con él se han olvidado. "Es una relación normal, después de lo de Wimbledon 2007 no he tenido problemas con él. Ha mejorado su nivel de tenis y también su personalidad. Es algo tímido", señaló.

"Si gano el domingo será en lo ultimo que pensaré", reflexionó sobre el número uno que recuperaría. "Mi principal objetivo es estar saludable lo más que pueda, lo he hecho este año, y estando así tengo oportunidades de recuperarlo. Roland Garros es ahora, y el número uno puede llegar en otras ocasiones", añadió.

"Es una final distinta, porque no juego contra el número uno, como me ha sucedido en todas las ocasiones menos en la primera. Pero es la misma decepción o alegría, si pierdo o gano", comentó.

"Ganar contra Roger o contra Soderling, no me va a cambiar nada después. Contra Roger es una sensación especial por toda la rivalidad de estos años, y (los enfrentamientos) tienen algo distinto", matizó Nadal.

Más noticias:

No hay comentarios:

Publicar un comentario